Jeff Bezos pretende vender viajes al espacio exterior

Altavozmx

El multimillonario Jeff Bezos podría impulsar a su empresa espacial Blue Origin, la feroz competencia de Space X propiedad de Elon Musk, esto debido a que sus obligaciones diarias con Amazon han terminado. 

Al tener 57 años de edad y ser la segunda persona más rica del mundo, este es el principal proyecto personal para Musk. 

Es importante reconocer que Blue Origin ha quedado muy por detrás de SpaceX en transporte orbital, incluso perdió en los contratos de lanzamiento de seguridad nacional estadounidense. 

Ahora Blue Origin está luchando por ganar una competencia con SpaceX y Dynetics, etso para desarrollar un nuevo módulo de aterrizaje para el esfuerzo potencialmente multimillonario de la NASA. 

El objetivo principal es llevar a los humanos a la luna en pocos años.

Bezos y otros ejecutivos consideran que ganar el contrato del módulo de alunizaje y ejecutar su desarrollo es vital para que Blue Origin, esto al establecerse como un socio deseado para la NASA y también encamine a la compañía para obtener ganancias. 

Con flujos de ingresos limitados, Bezos ha estado liquidando alrededor de mil millones de dólares en acciones de Amazon anualmente para financiar a Blue Origin, que en 2018 declaró que era “el trabajo más importante” que estaba desarrollando.

Un representante de Blue Origin se negó a hacer comentarios, pero apuntó a las declaraciones de Bezos de la semana pasada cuando anunció su renuncia como presidente ejecutivo de Amazon.

Bezos dijo a los empleados de Amazon que “seguiría comprometido en iniciativas importantes” de la empresa, pero que también dedicaría tiempo a Blue Origin y a varias “pasiones” filantrópicas y mediáticas.

Desde el año 2000, la empresa de Blue Origin se ha expandido a unos 3 mil 500 empleados, esto con crecientes instalaciones de fabricación y lanzamiento en Texas, Florida y Alabama.

Su ambiciosa cartera incluye la venta de viajes turísticos suborbitales al espacio, servicios de lanzamiento de cargas pesadas para satélites y un módulo de aterrizaje, ninguno de los cuales es totalmente viable comercialmente.